Conejo al ajillo...



Tiempo de elaboración: 30 minutos
Coste por persona: 2,80€ aprox.
Valor energético aproximado: 910 Kcal.

El conejo al ajillo es uno de los platos mas tradicionales dela gastronomía española y podéis preparar este manjar en casa muy fácilmente y en tan solo media hora. La salsa resultante es para mi lo mejor del plato, preparaos para mojar pan...


Ingredientes para dos personas:

- 2 piernas y 2 paletillas de conejo
- 4 dientes de ajo
- 20 cl. de vino blanco
- 12 avellanas
- 2 ramitas de romero pequeñas (de unos 10 cm.)
- 4 cucharadas de aceite de oliva
- 2 patatas pequeñas (unos 125 gr. cada una)
- Sal
- Pimienta negra

Calentad la freidora a 150º o poned abundante aceite en una sartén pequeña a fuego medio

Poned una cazuela baja y ancha a fuego medio-alto con las cuatro cucharadas de aceite. Golpead los ajos con la palma de la mano contra la tabla de cocina para chafarlos y quitadles la piel. Poned los ajos así, enteros, en la cazuela para que se vayan dorando.

Mientras, salpimentad el conejo y picad finas las hojas del romero, reservando las puntas para decorar.

Una vez los ajos estén bien dorados, sacadlos y ponedlos en el mortero junto a el romero picado y las avellanas.

Dorad el conejo en la cazuela durante dos minutos por cada lado hasta que coja un buen color tostadito, y mientras majad bien la mezcla del mortero hasta que consigáis una pasta.

Cuando el conejo esté bien dorado, incorporad la pasta del mortero y sofreidla durante un minuto sin dejar de moverla. Después, incorporad el vino blanco, subid el fuego al máximo hasta que comience a hervir y bajadlo de nuevo a fuego medio. Cubrid la cazuela con su tapa, pero dejando un pequeño resquicio para que pueda haber algo de evaporación. Mantenedla así 20 minutos.

De todos modos, estad atentos a la cazuela, y si veis que se está quedando seco el fondo añadid algo mas de vino, o si no agua.

Pelad las patatas y cortadlas en rodajas de algo menos de medio centímetro. Incorporadlas al aceite ya caliente de la freidora y dejad que vayan haciendose así, a unos 150 grados. Cuando veáis que ya están listas (podéis pincharlas con un palillo para aseguraros de que están tiernas por dentro), subid a tope la temperatura del fuego y dejadlas así dos o tres minutos mas para que queden bien crujientes. A continuación, escurridlas sobre papel absorbente y saladlas.

Justo antes de que el conejo esté listo probad la salsa con una cucharita por si necesitaseis rectificarla de sal.

Para emplatar, con la ayuda de un molde preparad en cada plato una torre con las patatas fritas, poned a su lado una pierna y una paletilla del conejo y salsead por encima.

Terminad decorando con unas puntas de romero, y no os olvidéis de llevar abundante pan a la mesa porque esta salsa está deliciosa...



No hay comentarios:

Publicar un comentario