Tres formas de comer alcachofas...


Llevaba unos días queriendo hacer un plato de alcachofas pero no me decidía si con almejas o con jamón. Al final, surgió la idea de prepararlas solas pero en diferentes texturas. El resultado fue muy divertido y espero que os animéis a prepararlo en casa...

Ingredientes para dos personas:

- 14 alcachofas frescas con D.O. Alcachofas de Tudela
- 4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
- Sal
- Pimienta negra recién molida
- 1 guindilla de cayena
- Aceite de oliva virgen


Poned a fuego máximo una olla con agua y un puñado de sal. Mientras calienta el agua id pelando las alcachofas como podéis ver en este vídeo, partidlas en cuartos y echadlas en un bol con agua fría. Hacedlo con todas las alcachofas excepto con dos, que debéis reservar para mas adelante. No es necesario que añadáis limón al agua del bol en el que echareis las alcachofas, se oxidaran ligeramente pero no pasa nada, no os preocupéis.

Seguramente el agua de la olla ya estará caliente cuando hayáis terminado de pelar las alcachofas, así que introducidlas en ella y cocedlas por unos 12 minutos.

Mientras poned un cazo pequeño con un par de dedos de aceite de oliva a fuego máximo. Pelad las alcachofas que reservamos previamente, pero en lugar de partirlas en cuatro esta vez las laminaremos finas en sentido vertical, es decir, desde la parte del rabo hasta la parte superior. Una vez el aceite este caliente bajadlo a fuego medio/alto e introducid las láminas de alcachofa para que se frían y queden bien crujientes. Es mejor que lo hagáis en un par de tandas para que tengan espacio para freírse bien. Estad bien atentos para que no se os quemen y cuando estén listas pasadlas a un plato con papel de cocina para que absorba el aceite sobrante y saladlas inmediatamente.

Cuando hayan pasado los doce minutos de cocción escurrid las alcachofas de la olla reservando un poco del agua de cocción. Tomad 8 de los cuartos de alcachofa y ponedlos en el vaso de la batidora junto a las 4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra y trituradlo bien. Añadid después el agua de cocción necesaria para dejar esta salsa con la consistencia que deseéis. Ahora probadla y añadidle un poquito de pimienta negra recién molida y sal si veis que la necesita.

Y llega el momento de emplatar. Colocad en cada plato la mitad de los cuartos de alcachofa, echad la salsa por encima y terminad con los chips de alcachofa. Picad fina una guindilla de cayena, espolvoreadla por encima y ya tenéis listo para ir a la mesa este plato con tres maneras de comer alcachofas...




No hay comentarios:

Publicar un comentario