Welsh rarebit, tosta galesa de queso y cerveza...



Hoy os traigo una receta que tenía muchas ganas de publicar desde que estuve en Londres. Se trata del Welsh rarebit (o "rabbit") una receta muy típica de la que hay varias versiones. Me he decantado por la que creo es la mas sencilla, ya que se trataba de una comida de origen humilde. Cuando pregunté a los dependientes de Neal´s Yard Dairy sobre que queso era el mas adecuado para prepararlo, tuvieron un pequeño debate entre el Cheddar y el Lancashire, y finalmente optamos por este último. Aquí tenéis el enlace de wikipedia en el que cuenta el curioso origen de este plato...


Ingredientes para dos personas:

- Queso Lancashire (podéis usar otro queso de vaca que tengáis a mano, no demasiado curado, preferiblemente de fabricación artesana)
- 15 cl. de cerveza tipo ale (Nosotros nos hemos decantado por una Dougall´s 942)
- 1 cucharadita de mostaza de Dijon
- 15 gr. de mantequilla
- 15 gr. de harina
- 1 cucharadita de salsa Worcestershire
- Pimentón dulce
- 2 rebanadas de pan de hogaza




Encended el horno a 180 º y meted las rebanadas de pan sobre la rejilla a media altura para que se vayan tostando. Rayad el queso y reservadlo.

Poned la mantequilla en una sartén pequeña a fuego medio, y una vez se haya derretido, agregad la harina y removed bien durante unos tres minutos. Añadir la cerveza (mejor si está caliente o al menos a temperatura ambiente) poco a poco mientras seguís removiendo para que no se formen grumos, después el queso rallado y mezclar bien. Una vez el queso este derretido e integrado en la salsa, incorporad a la sartén la cucharada de mostaza y la salsa worcestershire. Si no tenéis esta última no os preocupéis, podéis elaborar la receta sin ella, pero le da un toque muy rico a la tosta, ademas de ser una salsa muy "british".

Echad un ojo a las rebanadas de pan del horno y sacadlas cuando estén listas, pero no apaguéis el horno.

Dejad que reduzca el contenido de la sartén hasta que tenga una consistencia muy cremosa. Entonces, poned en la bandeja de horno las rebanadas de pan tostado, echad sobre ellas la crema resultante hasta cubrirlas completamente, metedlas en el horno a media altura, accionad el gratinador y subid la temperatura a 200º

Sacadlo cuando se haya empezado a tostar y espolvorear el pimentón dulce por encima... ¡Veréis que rico!

1 comentario:

  1. Tiene una pinta estupenda, como dices se ve sencilla pero con mucho sabor.
    No había entrado en tu blog y me encanta la idea que la voy a probar y gracias al Caldero Viajero nos veremos por aquí
    Un saludo
    Maribel

    ResponderEliminar