Huevos "casi" a la florentina...



Tiempo de elaboración: 25 minutos
Coste por persona: 2,16€ aprox.
Valor energético aproximado: 314 Kcal. por ración

Hoy os traemos unos huevos "casi" florentinos, y decimos casi porque hemos variado ligeramente su receta original. Saltearemos las espinacas en lugar de hervirlas y cambiaremos la salsa bechamel con un poquito de queso que suele acompañarlos por una velouté, que viene a ser lo mismo solo que cambiando en su preparación la leche por caldo...

Ingredientes para dos personas:

- 2 Huevos camperos
- Un chorrito de vinagre
- 2 rebanadas de pan de molde integral o de semillas
- 250 gr. de espinacas frescas ( o 75 gr. de espinacas congeladas)
- 1 diente de ajo
- 1 cucharada de mantequilla
Para la salsa velouté de verduras:
- 10 gr. de mantequilla
- 10 gr. de harina
- 150 ml. de caldo de verduras de calidad.
- 1/2 cucharadita de pimentón dulce
- Sal




Para pochar los huevos, poned una olla con abundante agua (unos 3/4) a hervir a fuego máximo.

Tostad las rebanadas de pan y reservadlas.

Mientras calienta el agua nos pondremos con la salsa velouté. En una sartén pequeña a fuego medio, derretid los 10 gr. de mantequilla. Una vez derretida agregad la harina y removedlo bien con la ayuda de unas varillas y cocinadlo durante unos 4 minutos hasta que coja un poco de color, lo que se conoce como un "roux" rubio. Agregad entonces la mitad del pimentón dulce y removedlo bien. Entonces comenzad a añadir el caldo poco a poco mientras seguís removiendo con las varillas y cocinadlo durante unos 10 minutos, hasta que tenga una consistencia bien cremosa. No dejéis de mover la salsa con las varillas para evitar que se formen grumos. Probadla y corregidla de sal si hiciese falta. Apagad el fuego y dejad la velouté sobre el para que se conserve caliente con el calor residual.

Picad las espinacas y el diente de ajo muy fino y derretid en una sartén grande una nuez de mantequilla a fuego medio alto. Dorad en ella el ajo y en cuanto empiece a coger color añadid las espinacas. Quizá os parezca que son demasiadas y que no entran bien en la sartén, pero no os preocupéis, enseguida comenzaran a reducir su volumen. Movedlas bien en la sartén con una cuchara de madera para que se vayan cocinando. Una vez estén listas, quitad la sartén del fuego.

La olla en que pusimos el agua a hervir ya estará lista, y lo que haremos será cortar la cocción con un chorrito de vinagre que hará que las claras se recojan sobre la yema. Bajad el fuego a medio-alto, ya que para pochar los huevos es importante que el agua este bien caliente pero que no llegue a hervir. Con el mango de una espumadera formad un remolino en la olla, cascad un huevo y echadlo suavemente en el agua. Repetid seguidamente la operación con el otro huevo y dejadlos unos 3 minutos, ya que nos interesa que cuaje la clara pero que la yema se mantenga liquida.

Mientras se hacen los huevos, preparad una especie de nido con las espinacas sobre las rebanadas de pan.

Una vez estén listos, sacadlos con la espumadera, apoyadlos en un trapo limpio y seco para que se escurran bien, recortad si queréis las partes sueltas de clara con un cuchillo para hacerlo bonito y colocadlo en el centro del nido. Echad por encima la salsa velouté (lo que en cocina se llama "napar") y espolvoread con la media cucharita restante de pimentón.

Podeis servirlos así directamente o bien gratinarlos ligeramente para que la salsa velouté forme una costra crujiente, como mas os guste, pero debeis tener cuidado al gratinar de no pasar de punto el huevo y perder la untuosidad de la yema, nosotros no los hemos gratinado y estaban deliciosos...



No hay comentarios:

Publicar un comentario