"Spanakopita", empanada griega de espinacas y feta...



Tiempo de elaboración: 30 minutos
Coste por persona: 2,66€ aprox.
Valor energético aproximado: 667 Kcal. por ración

Esta típica empanada helena puedes encontrarla en cualquier panadería griega en este formato triangular en la que os la presentamos aquí, lista para llevar, en la mas pura versión mediterránea del "take away" anglosajón...

Ingredientes para dos personas:

- 4 hojas de pasta filo
- 300 gr. de espinacas frescas
- 100 gr. de queso feta
- 1 cebolleta fresca
- 2 huevos
- 5 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
- 2 cucharadas de perejil fresco picado fino
- 2 cucharadas de eneldo fresco picado fino(o una de eneldo seco)
- Sal
- Pimienta negra recién molida
- 2 cucharaditas de semillas de amapola (opcional)


Precalentad el horno a 200º. Calentad una sartén a fuego medio/alto con una cucharada de aceite. En cuanto caliente echad en ella las espinacas troceadas, no os preocupéis si parece que no entran, ya que pronto perderán volumen. Rehogadlas unos 3 minutos, ponedlas en un bol y dejad que se enfríen un par de minutos.

Mientras, picad el eneldo, el perejil y la cebolleta y echadlos en el bol junto a las espinacas y desmigad el queso feta por encima. Batid ligeramente los huevos y añadidlos a la mezcla, reservando un poquito para pintar los triangulos antes de meterlos al horno.

Desenrollad las hojas de pasta filo y cortadlas en tres trozos a lo largo. Echad el aceite de oliva restante en un bol y pintad las hojas de filo con el. Os recomiendo que untéis de aceite solo una cada vez, así será mas fácil trabajarlas si no disponéis de mucho sitio. Poned una cucharada del relleno en un extremo del rectángulo alargado de pasta filo y dobladlo en triángulos como indican las fotos. Añadid un poco mas de aceite de oliva en el último pliegue para que queden bien sellados...







En este enlace podéis ver un vídeo del blog "El nido de mamá gallina" que me fue muy útil para aprender a formar estos triángulos.

Cuando ya los tengáis todos formados, pasadlos a una bandeja de horno cubierta con papel sulfurado (para que no se peguen a la bandeja), pintadlos con el huevo batido que reservamos antes y echad por encima las semillas de amapola. Introducidlos en el horno unos 15 minutos o hasta que estén bien dorados, sacadlos, llevadlos a la mesa y ¡a disfrutar!






No hay comentarios:

Publicar un comentario